Sólo se oye la música

Corriendo, llegando tarde, el ir siempre con prisas impide que la mayoría de gente oiga la música.

Algunos pueden oírla, incluso los hay que son capaces de escucharla. Pero son muy pocos, sólo los más afortunados, los que pueden ver al músico.