Mendigo

Las “heridas de la vida” frecuentemente nos convierten en  mendigos, mental o físicamente.