La educación a través del Arte

La educación a través del arte, en todas sus manifestaciones, es fundamental, particularmente para la infancia porque es su forma de expresión más genuina y el medio a través del cual podemos comprenderla mejor.

Es primordial explorar todas  las posibilidades comunicativas de los lenguajes no verbales y, especialmente durante los primeros años de vida, brindar a los niños y niñas todas las condiciones para que puedan expresarse con libertad y desarrollar su creatividad. A los adultos nos compete adquirir la capacidad para interpretar sus impresiones, ideas y emociones durante todo el proceso educativo.

Sabemos que la característica principal de los lenguajes artísticos es su potencial para aproximarse a algo más allá de lo que se percibe y/o se ve  y puede constituirse en un espacio integrador, convocante, para generar la reflexión acerca de los temas y problemas sociales. El arte, por lo tanto, puede facilitar procesos de transformación tanto individuales como colectivos, a pesar de que muchos lo consideran como una actividad meramente lúdica.

El arte perfecciona a las personas, les permite interiorizar valores y satisfacer sus necesidades estéticas, afectivas y de aprendizaje. Mediante la creación artística logramos manifestar nuestra subjetividad, la visión de la realidad, nuestros sentimientos e ideologías. Los objetos artísticos nos permiten objetivar el vínculo existente entre nuestra personalidad, la estructura cultural de la época y el medio social en donde nos ha tocado vivir y pueden contribuir a  mejorar nuestro entorno.

Promover la educación a través del arte, desde la más tierna infancia es, por lo tanto, imprescindible.