A veces, me siento triste

A veces, me siento triste.

Demasiado triste para dar la cara,
para mirar con unos ojos que caen
desgarrados a su alrededor.

A veces, me siento triste.

Mi tristeza,
desea huir,
buscar otra vida,
otro cuerpo,
otra historia donde
no reconocerme,
donde no tener una imagen
de mi misma,
dónde no comprobar,
como el mundo,
duele.

A  veces, no quisiera ser nadie,
ni quisiera ser yo…
A veces, no quisiera ser,
porque
a veces, me siento triste.

Quisiera mirar hacia otro lado,
antes que sentir el fracaso,
doloroso,
resbalando como pinchos
por este angosto camino
que lleva mi nombre,
y que me hace ser humano.

Quiero ver el lago,
calmo,
con un pequeño reflejo
en movimiento,
que va cambiando las formas
de mi cuerpo.

Y busco,
ser un espíritu libre y salvaje,
como el potro que corre,
profundo en su empeño,
y gritando ¡LIBERTAD!

A veces, muero de hambre,
si no muero de pena,
y a veces, muero de pena,
cuando ellos mueren de hambre.

A veces, muero de amor,
cuando no muero de odio,
y a veces, siento decir,
que muero de odio,
cuando unos,
declaran sus guerras,
y matan a gente,
que no entiende
ni de armas ni de dioses,
ni porque sus hijos mueren
como héroes,
destrozados por banderas,
y colores anulados
entre lutos sangrientos.

A veces, me siento triste…