Cartas a un amigo

Palma 14 de Julio de 2011

Estimado amigo:

Es cierto que hay gente que confunde el Consciencialismo con la Cienciología, pero como bien sabes, no tiene nada que ver una cosa con la otra.

La Cienciología es una filosofía “religiosa” creada en Estados Unidos en 1952 de la cual apenas tengo conocimiento, sólo sé que en ella están metidos algunos personajes famosos.

Hay personas que confunden el nombre, aunque la diferencia entre ellos es evidente, incluso dentro de esta confusión, los hay que han llegado a pensar que se trata de una secta lo que hemos creado. No tiene nada que ver.

Al Consciencialismo  sólo le importa la consciencia y el arte. Creemos que el artista puede utilizar su arte para transmitir consciencia. Eso es lo que hacemos nosotros, intentamos plasmar en cada obra mensajes de solidaridad, apoyo, apertura y de concienciación.

La visión de artista le proporciona a este, gracias a su incansable observación, una especial sensibilidad frente a la realidad social por ello, este grupo de artistas que nos hemos unido para crear este movimiento, creemos que hay muchos más que transmiten consciencia en cada una de sus obras. Lo que pretendemos es aunar al máximo número de personas interesadas en  este proyecto y con la misma ilusión, bajo una sola bandera, el Consciencialismo.

Te dejo, tengo trabajo. Seguiremos en contacto.

Un abrazo.

 

 

Palma a 13 de Junio de 2011

Querido amigo:

Hace unos días cuando hablábamos sobre la etimología de la palabra ARTE recordamos que proviene del latín, del término ARS/ARTIS (cuyo significado era destreza en la realización) y que a su vez éste, procedía del término prehelénico ARTAO, que significaba ALGO QUE UNE. Nada más cierto que el arte une al artista/creador con su obra, pero también lo une con el observador de la misma.

Por otra parte, no podemos olvidar que el arte ha sufrido a lo largo de los tiempos la influencia de las religiones, de los poderes económicos o políticos, pues el control de éste ha tenido a lo largo de la historia, una importante y trascendente repercusión social. Pero el arte, también ha transmitido acontecimientos históricos, culturales y sociales. Lo que le ha convertido en testigo-informador del momento existencial del artista.

En base a estos puntos podemos sacar la siguiente conclusión:

Los artistas tenemos en nuestras manos un magnífico instrumento de transmisión de información sobre el momento que vivimos.

Si tenemos en cuenta que todos somos testigos, ya seamos parte activa o no, de las necesidades que sufre el mundo actual, como la de la conscienciación sobre cambio climático, la solidaridad, la necesidad de parar la marginación de minorías, la de frenar la violencia de todo tipo (entre géneros, con los niños, etc.) o la necesidad de recuperación de valores que se han ido perdiendo, como el respeto a los mayores, a la naturaleza o al entorno mismo, hemos de considerar que el hecho de permitirnos comunicarnos con el público/observador de nuestra obra, nos da la posibilidad de transmitirle mensajes de conscienciación sobre todo lo expuesto anteriormente. Esto nos proporcionará, a nosotros mismos, una evolución positiva de nuestra propia consciencia, por el mero hecho de ser observadores, de buscar la forma de expresar estas necesidades y de al final, ser transmisores de estos valores.

Si aprovechamos esta posibilidad de comunicación que tenemos para transmitir consciencia, nuestra obra no perderá atractivo, todo lo contrario, será un valor añadido a nuestro arte.

Quienes tenemos obras en lugares públicos sabemos, aproximadamente, la cantidad de gente que observa dichas obras cada año, ¿sabes la repercusión positiva que puede tener una obra Consciencialista?

Por otra parte, quería dar una pincelada sobre el sello Consciencialista, desde mi punto de vista, necesario y aunque apenas sea conocido de momento, llegará el día que la gente sabrá, cuando vea este símbolo, que la obra es Consciencialista y que en ella hay un mensaje a descubrir. Lo cual hará que ésta no solo sea motivo de observación por si misma, sino que la persona que esté delante, busque en ella el mensaje que transmite.

Recibe un sincero abrazo.